Carretera elite
Fecha: 13/06/2017
Movistar Team maneja una lista de catorce corredores para componer el nueve definitivo que defenderá el maillot telefónico en la 104ª edición del Tour de Francia que comenzará el próximo 1 de julio en Düsseldorf (Alemania). Nairo Quintana, que llegará a la carrera tras su segundo puesto en el pasado Giro de Italia, y Alejandro Valverde, en su temporada más brillante, comandarán la escuadra española en la gran ronda gala. Para estar junto a ellos, Eusebio Unzué baraja una relación de doce corredores para las siete plazas restantes: Andrey Amador, Daniele Bennati, Carlos Betancur, Jonathan Castroviejo, Alex Dowsett, Imanol Erviti, Rubén Fernández, Jesús Herrada, Dani Moreno, Nelson Oliveira, José Joaquín Rojas y Jasha Sütterlin. El nueve definitivo de Movistar Team para el Tour 2017 será dado a conocer tras la celebración de los diferentes campeonatos nacionales en Europa, a disputar la próxima semana.
Fecha: 02/06/2017
Luis León Sánchez (1983, Astana Pro Team) no para. Después de lucir su maillot celeste en el Giro de Italia, el ciclista murciano disputará a partir del domingo el Critérium Dauphiné. La carrera rosa le deja un sabor agridulce por no haber podido rematar con un triunfo su trabajo y el de su equipo. El triunfo le ha sido esquivo en el Giro 100, pese a que lo intentó más de una vez, tercero en Peschici, cuarto en la crono de Montefalco y séptimo en Piancavallo. Su imponente figura sí alcanzó primero la cima del Mortirolo, en honor de Michele Scarponi, y subió al podio final en Milán. ¿Qué sabor le deja el Giro de Italia? Un poco triste, porque si te digo la verdad, creo que se ha corrido más con el corazón que con la cabeza. Con todo lo que había pasado antes de empezar, venía con las ganas de ganar alguna etapa por dedicársela a Michele (Scarponi), a su familia, y para que el equipo saliera un poco adelante con todo. Quizá al final se gastaron fuerzas que en días clave hacían falta y no se pudo estar tan adelante como se esperaba. Con peores piernas que las que tenía este año, había ganado. Estábamos luchando por la fuga en días que no eran propicias para nosotros y en una carrera de tres semanas se paga todo. Hubo momentos y decisiones que han sido erróneas tanto por mi parte como de mi equipo. Lo que vale es conseguir etapa, y es en lo que hemos fallado tanto ahora como el año pasado en la Vuelta. Solo le ha faltado la guinda de la victoria para su buen estado de forma y su combatividad. Sí. A principio de año se nos pidió a todos los que íbamos a hacer el Giro que había que intentar estar al 100% allí, que era el momento clave del equipo porque Fabio (Aru) quería disputar este Giro y el equipo también lo había decidido así por ser el Centenario de la carrera. Habíamos empezado más tranquilos que otros años, cosa que a mí no me gusta mucho porque soy siempre de empezar bien, de empezar temprano a entrenar, coger la forma rápida, y a mí me gusta correr más de lo normal. Luego, por circunstancias de la vida Fabio tuvo la lesión, vamos a Tirreno y cuando Scarponi parece que está en la línea adecuada para hacer algo bonito en el Giro sucede algo que no debería pasar, y por un accidente nos tiene que dejar. Por unas cosas u otras se ha corrido así el Giro, lo hemos intentado hacer de la mejor manera posible, pero te pones a pensar y hay decisiones en las que nos hemos equivocado. Al final, incluso estuvo en el podio final de Milán por coronar primero el Mortirolo, la Cima Scarponi. Sí, enseguida se partió con la intención de coronar el Mortirolo. Sabíamos que era difícil, porque era un día que llegaba después de una jornada de descanso, que se iba a salir rápido y ese día parecía que se iba a jugar parte del Giro y la carrera. Decidí arrancar, me vi delante y cuando quedaban 4 o 5 kilómetros puse un ritmo. Le dije a Fraile, que ese día era líder de la montaña, que le iba a disputar la montaña. Me entendió, me dijo que no me la iba a disputar, tampoco lo hizo Landa, y fue un gesto muy bonito por parte de los dos. ¿Cuál es su próximo calendario? ¿Apurará su momento de forma? El sábado arrancamos para el Dauphiné con Fabio y Fuglsang. Lo principal es recuperarnos de una carrera de tres semanas, sobre todo psicológicamente sabiendo que la última semana ha sido muy dura. Vamos a intentar recuperar, entrenar muy poco para activar el cuerpo y reposar y estar con la familia, que es lo que mejor nos va a venir. ¿Y cuál será su programa en la segunda mitad de la temporada? Tengo San Sebastián, Burgos y la Vuelta. Y el final de año. Los Campeonatos de España, depende. Siempre he estado, siempre me gusta hacerlos y a ver si se consigue este quinto campeonato de España de contrarreloj, que ya llevo muchos años que ni lo rozo. Todo depende de cómo vaya Dauphiné y cómo salgamos de la carrera, porque si salimos cansados y sin ganas será mejor descansar; sería tontería ir al campeonato. Pero, si todo va normal y salimos con ganas y energía de estar entrenando una semana más, allí estaré. Por último, el fallecimiento de Scarponi, con el que fue compañero tanto en Liberty como Astana, fue un golpe muy duro a nivel personal. Yo tuve la suerte de compartir equipo con él y creo que era difícil llevarse mal con un tipo como él, que derrochaba mucha felicidad, amaba este deporte y le encantaba todo lo que hacía. Fue un golpe durísimo, para todos pero creo que sobre todo para el equipo. Se notaba muchísimo cuando él estaba en carrera. Cuando le tenías cerca, era un ambiente diferente, y en eso va a dejar una huella muy importante dentro del equipo.
Fecha: 24/05/2017
Pello Bilbao (1990, Astana) debuta en el Giro de Italia, una carrera con la que soñaba disputar algún día. Ahora ya la conoce y desde luego no le ha decepcionado el envoltorio rosa de la carrera. En cambio, no le ha gustado tanto el cálculo con el que se disputa. Tampoco ha podido ofrecer su mejor versión lastrado por las alergias, aunque el Giro no ha terminado y confía en ser protagonista. Ya lo intentó ayer en el Mortirolo, apoyando a un Luis León Sánchez que coronó primero para honrar a Michele Scarponi. Bilbao destaca sobre todo cómo se siente y vive el Giro en Italia: “El ambiente y el recorrido es más o menos lo que me esperaba, lo que siempre me he imaginado como el Giro: una carrera que se vive mucho en Italia, que paraliza el país y hace sentir que el ciclismo es importante viendo cómo se vuelca toda la gente. En ese sentido, espectacular. Y esta última semana es la esencia del Giro y es algo que me motiva”. Ahora bien, confiaba encontrar una carrera más loca, más suelta. “En cuanto la manera de correr, me ha parecido que se corre mucho mirando la última parte de la etapa. El desenlace ha sido casi siempre al final prácticamente en la mayoría de las etapas, y por mi parte me gusta menos. Soy un corredor al que le gusta anticiparse, que la carrera sea un poco más abierta. En este sentido no me ha gustado tanto, porque en muchas etapas se ha cumplido el típico esquema de fuga tempranera, marcha tranquila en el pelotón, y al final pelea de los líderes para la general y para la etapa. Quitando alguna excepción como cuando ganó Omar (Fraile), cuando ganó Gorka (Izagirre), la emoción está muy concentrada al final y ahora sí que viene realmente el plato fuerte”, explica. En cuanto a sus sensaciones, su sabor es agridulce pues no ha podido desarrollar todo su potencial: “Ni bien ni mal. No estoy mal, no tengo ningún problema importante en este momento. Venía de hacer una buena carrera en Romandía y pensaba estar un poco mejor, pero ya vine aquí los primeros días sintiendo bastante el tema de la alergia, había mucho polen, y no he podido dar mi máximo nivel. Ahora me estoy manteniendo muy bien, no me están pesando las etapas, estoy recuperando bien, pero… Siento que tengo una pequeña limitación que no me deja dar al 100% en los momentos clave, cuando se decide la carrera. Me falta ese último punto, no sé si es a causa de la alergia, que la suelo sufrir a finales de mayo, junio. Quizá por eso estoy un poco por debajo de lo que tenía que estar, pero mantengo la esperanza de hacer una buena semana final para marchar con buen sabor de boca, porque no acabo especialmente fatigado”. Respecto a su equipo, lamenta igualmente la mala suerte que acompaña al Astana desde el inicio de la temporada y con el remate de la caída Tanel Kangert en la 15ª etapa. “El equipo ha tenido muy mala suerte, con Luisle y Cataldo sin poder rematar, la caída de Kangert cuando estaba bien situado –era séptimo en la clasificación general-... Te pones a pensar en una temporada desastrosa y no puedes llegar a imaginarte todo lo que nos ha pasado este año. Desde principio de año, con la lesión de Miguel Ángel López, luego la caída de Aru, con Scarpa... Todo tipo de desgracias, esta última caída de Tanel, y a veces una desgracia detrás de otra te come la moral”, afirma. “Cuando de una vez en el Giro habíamos empezado a levantar la cabeza, y realmente nos sentíamos fuertes y confiados de cara a la general,  se nos fueron todas las opciones con Tanel y es una pena, porque era una última semana apropiada para él”, añade. En ese sentido, apunta a que quizá la actitud en el pelotón no sea la más adecuada en este Giro del Centenario: “Se está corriendo muy agresivo. A veces me da la sensación que también falta un poco de respeto en el pelotón, y más compañerismo, porque estamos corriendo un poco de manera salvaje. Muchas veces no se piensa que tiene que pasar gente por detrás de ti, que los de delante de Tanel  pudieron esquivar la señal y nadie le avisó que allí había un obstáculo y al final se encontró con una señal en los morros cuando iba a 50 kilómetros por hora. Por suerte, no pasó nada más grave. Ha sido una avería gorda pero podría haber sido incluso peor”, finaliza.
Fecha: 20/05/2017
Cristian Rodríguez (1995, Wilier Triestina) es 24º en el Giro de Italia, un puesto que le señala como el mejor ciclista español clasificado. El andaluz prefiera quedarse con las buenas sensaciones y por estar un escalón por detras de Nairo Quintana o Tom Dumoulin. De paso, es sexto en la clasificación de los jóvenes, por detrás de Jungels, Formolo, Yates y Polanc, los cuatro de 1992, y Petilli, de 1993; él es del 95. “Tengo 22 años, es la segunda participación del Giro, me queda mucho camino por recorrer y veremos los próximos años. Está claro que he dado paso adelante. Incluso diría que más de un paso adelante. He trabajado muy duro estos últimos meses. Por eso estoy satisfecho, por ver que progreso poco a poco y que no me estanco”, significa. “En aficionados iba bien para arriba, en vueltas, con el paso de los días, a mejor, pero esto es el mundo profesional, un Giro y una semana tan exigente la que viene... No sé. ¿Los próximos años? Espero mejorar en las vueltas de tres semanas porque es lo que verdaderamente me gusta”, destaca el corredor de El Egido. Se siente un poco abrumado por la insistencia de los periodistas que le señalan como el mejor español clasificado en el Giro. “Me han hecho la pregunta mil veces. Me sorprende la repercusión. Es algo que está bien, pero yo creo que no es real. El mejor español sería Landa si no hubiese pasado la inoportuna caída de la moto. Son cosas de carrera. No hay que darle más importancia. Yo le doy importancia a las buenas sensaciones que tengo y verme con los mejores en algunas etapas”, afirma. Sí se siente orgullo de estar tan cerca de los grandes nombres del Giro de Italia. “Estoy un escalón por detrás de los mejores de carrera, Nairo, Dumoulin... Un paso por detrás la verdad porque no puedo estar con ellos cuando abren gas”, explica. Como a todos, la montañosa última semana le da vértigo y más cuando aún no sabe hasta dónde llegará y cuánto resistirá. “La última semana la veo complicada. De martes a sábado son unos días mortales, eternos. No sé cómo responderá mi cuerpo. Oropa sí es un puerto que no me viene mal. Si las fuerzas acompañan, se trata de intentar hacerlo bien y la última semana ya se verá. Todo lo que se pueda hacer antes, mejor. Veremos”, finaliza.
Fecha: 16/05/2017
El equipo Euskadi Basque Country – Murias Taldea será un equipo continental profesional en el año 2018, tal y como ha anunciado Murias Grupo en una rueda de prensa que se ha celebrado esta mañana en el Hotel Abando de Bilbao. “Desde hace ya tres años decidimos apostar firmemente por el ciclismo vasco, un deporte que siempre ha estado en el ADN de nuestros ciudadanos y que representa los valores de Murias Grupo. Durante estos años hemos trabajado en un proyecto pequeño, pero sostenible y sólido”, han afirmado responsables de Murias. “Tras la experiencia de 3 años y sin contar con más apoyos, hemos decidido dar el paso de ascender a la categoría continental profesional”. Para Jon Odriozola, mánager deportivo del equipo, este paso supone la consecución de “un sueño y un imposible”, después de “mucho trabajo y esfuerzo para conseguir que vuelva a haber un equipo continental profesional vasco que pueda participar en las mejores carreras del mundo y, por supuesto, en las carreras de casa como la Itzulia o la Klasika”. El equipo vasco tiene el compromiso de Javier Guillén, director de la Vuelta, de ser invitado a la edición del año que viene. “Quiero agradecer a Javier Guillén y a La Vuelta su apoyo e impulso a este proyecto, dado que cumplimos el requisito de ser el primer equipo en dar el salto a continental profesional”, ha afirmado Odriozola. Campaña de colaboración El equipo ha presentado también la campaña de colaboración 2018 y ha querido mostrar su intención de crear un gran colectivo de apoyo al Euskadi Basque Country – Murias Taldea, desde aficionados a instituciones públicas, pasando por clubs de fútbol y empresas vascas. “El espíritu del ciclismo vasco puede ser un gran reflejo de la manera en la que trabajan nuestras empresas y eso es lo que queremos mostrarle al mundo”, han afirmado responsables del equipo. “Todo aquél que quiera unirse a nuestro proyecto, que contacte con nosotros porque todas las iniciativas serán bienvenidas”, han concluido. Los aficionados y las empresas ya tienen la posibilidad de hacerse colaboradores del equipo entrando en la página www.murias-taldea.com/colaborador
Fecha: 13/05/2017
Gorka Izagirre (Movistar Team) se brindó a sí mismo la mayor alegría en casi una década como ciclista profesional y estrenó el casillero de los telefónicos este sábado en la octava etapa del Giro de Italia, un recorrido de 189 km desde Molfetta hasta Peschici, por las colinas del Gargano en el sureste del país, donde el pelotón no encontró ni un momento de respiro. Tras una primera hora a casi 54 km/h de media, y después de ser retenida por el pelotón una fuga de dieciséis elementos que parecía tener visos de llegar hasta el final, Izagirre buscó su momento para comenzar a acertar al ataque: el descenso de Sant'Angelo (sergunda) a 80 km del final. El ciclista de Ormaiztegi se lanzó con decisión en busca de los grupos de cabeza, muy fraccionados por el ritmo anterior, y ante el acecho de Quick Step y Katusha en el pelotón hubo de responder los nerviosos movimientos de Conti (Emiratos Arabes) y Visconti (Bahrain). Con ambos corredores locales, Luis León Sánchez (Astana) y Mühlberger (Bora), poco después descolgado, Gorka se fajó ataque tras ataque -llegó incluso a contar con una docena de segundos junto a Visconti en la penúltima subida a Coppa del Fornaro, a seis kilómetros de meta- sin que ningún movimiento surtiese efecto antes del repecho final (1.500m al 5%). Sorteando una caída de Conti, Izagirre no dudó en arrancar a pie de ascensión y tomar unos metros decisivos para sumar su sexto éxito en la elite -tres Clásicas de Ordizia, una etapa en Luxemburgo '10 y la reciente Klasika Amorebieta en abril-, el más importante de su trayectoria. "No estaba previsto entrar en la fuga, pero nos hemos tirado un poco para abajo en el puerto, iba gente de equipos peligrosos para nosotros y hemos decidido tirar para adelante y hacer camino. Al final hemos tenido la ocasión de disputar la etapa y la hemos aprovechado. Cuando se ha caído Conti justo delante de mí he dudado un poco porque aún quedaba casi un kilómetro. Pero he mirado para atrás, tenía hueco y ya solo quedaba ir a tope hasta meta. La verdad es que se me ha hecho largo, pero estoy contentísimo. El triunfo significa mucho para mí; es la mejor victoria que he conseguido. He estado muchas veces dando al poste, muchas veces delante, pero lograr esto en una gran carrera como el Giro, para mi es la hostia. Y para el equipo también. De cara a lo que viene nos da una gran confianza. Nairo está fenomenal y todos los compañeros están muy bien como se ha visto hoy todos estos días. Hemos cumplido con solidez el objetivo que era llegar a mañana sin perder tiempo. Mañana empieza otro Giro y ya se van a ir viendo cositas".
Fecha: 10/05/2017
Víctor de la Parte (1986, Movistar Team) debuta en el WorldTour y disputa en el Giro de Italia su primera grande. A los 30 años. Un descubrimiento para el todoterreno alavés, a las órdenes de Nairo Quintana en la carrera rosa. De la Parte alcanzó su recompensa con su fichaje por el Movistar Team, después de seis años profesional, cinco en la categoría Continental. Y ha certificado su calidad y por eso se ha ganado la confianza de sus compañeros y directores en carreras como Down Under, París-Niza y País Vasco. Con 30 años, séptimo año pro y debutante en una grande. Ya era hora, ya era hora. La verdad es que estoy con ganas. El año pasado era mi objetivo pero no se dio la oportunidad. Y estar en este Giro del Cententario con Nairo Quintana es inmejorable. Cuando se hace esperar, se coge aún con más ganas. Quizá si hubiese corrido con 25 años no lo hubiera valorado como lo valoro ahora. He corrido varias pruebas del WorldTour y ya sé cómo se corre y venía preparado para ello. Sí me ha sorprendido la tensión de los primeros días. Que se arriesgue tanto, incluso corredores que se juegan la general. Se puede decir que se ha ganado a pulso un puesto en el nueve del Movistar Team en el Giro. Yo creo que sí. Somos un equipo muy grande y muchos querían disputar el Giro. Y para estar en la selección hay que ganarse la confianza. Yo creo que he hecho un buen trabajo y me he visto recompensado. Era mi objetivo y lo he conseguido. Trabajo en el Giro con Nairo Quintana de líder no les va a faltar. No, no, no, no nos va a faltar. Él tiene un papel difícil porque es el que pone la cara. A él le gusta correr delante y para nosotros supone un sacrificio extra pero yo creo que será recompensando. A él le gusta probarse y medirse. Me ha sorprendido lo bien que está. Creo que está en la mejor forma que haya tenido nunca y que lo va demostrar. ¿Con qué se conformaría en Milán? Se nos pide ganar el Giro. Sabemos que es muy difícil y que en 21 días puede pasar de todo. En principio hemos venido a eso y todos vamos a dar el 200 por cien para que Nairo se lleve el Giro. Después de cinco años en la categoría Continental, no cejó en su empeño por alcanzar la élite. Tiene que estar muy satisfecho por no rendirse. Te vienen corredores con los que corría hace poco y te dicen que eres un ejemplo. Me dicen que 'estamos luchando porque nos has abierto los ojos...' Que si se quiere, se puede conseguir. Es muy difícil pero para mí ha sido una recompensa y una alegría. Está siendo un año muy bonito, corriendo carreras que siempre me han hecho ilusión. El equipo me está tratando de lujo, increíble. ¿Espera tener alguna oportunidad personal en la segunda parte de la temporada? Tengo bastante con la primera parte. Pienso que después del Giro me va a tocar un merecido descanso. Después, ya veremos. En este equipo hay oportunidades para todos. Si no es este año, serán en otra ocasión.
Fecha: 07/05/2017
Juanjo Lobato, con los colores de la selección, se quedó nuevamente a las puertas de la victoria tras ser segundo, detrás de Jasha Sutterlin (Movistar Team), en la tercera y última etapa de la XXX Vuelta Ciclista a la Comunidad de Madrid tuvo su epílogo en el paseo de La Castellana de la capital, donde Óscar Sevilla (Medellín Inder) arrebataba in extremis el triunfo final a Raúl Alarcón (W52-FC Porto) por el puestómetro. Una etapa de 100 kilómetros desarrollada bajo el calor sobre un circuito predominantemente llano, en el que apenas hubo historia a lo largo de la etapa, con el conjunto de Alarcón controlando desde la misma salida y no permitiendo que los pequeños escarceos y  ataques favorecieran a los rivales directos. Sin embargo, un ataque de Sutterlin en el último giro descom ponía totalmente el grupo. A Lobato, le dejaba sin ese triunfo que tanto anhelaba; a Alarcón, sin ese segundo triunfo consecutivo en las vueltas nacionales, que recalaba en el veterano pero ilusionadísimo aún Sevilla. “Jasha nos sorprendió en la curva –comentaba Lobato-. Arrancó, el Movistar se abrió, y tanto Caja Rural, que hubiese tenido que tomar la iniciativa porque llevaba todo el equipo, y el Medellín de Sevilla, también se abrieron. Medí la distancia, arranqué, pero lamentablemente no le pude coger”. Por su parte Momparler se lamentaba “porque la selección ha hecho un gran trabajo estos días y hubiera sido un gran premio esa victoria. Pero a esas alturas de etapa no quedaba ya nadie con Lobato que le pudiera ayudar en el sprint. Muy contento con todo el trabajo y sobre todo con lo que han aprendido de un gran profesional como Lobato, que seguro les servirá de mucho en el futuro”.
Fecha: 06/05/2017
El ciclista burgalés del Movistar Team Carlos Barbero ha sido el más rápido en las calles de la localidad madrileña de Valdemoro y ha logrado hacerse con la victoria en la segunda etapa de la XXX Vuelta Internacional a la Comunidad de Madrid. Tras mucha batalla desde el inicio el pelotón ha llegado agrupado a los últimos kilómetros donde Barbero se imponía en un accidentado sprint a Óscar Sevilla (Medellín) y al actual líder Raúl Alarcón (W52) que mantiene sobre su espalda el maillot de líder de la general que tendrá que defender en la tercera y última etapa en un circuito urbano por el Paseo de la Castellana "Será algo muy bonito, muy emotivo poder rodar por la capital y es algo impresionante que se haya conseguido que la Vuelta acabara en el Paseo de la Castellana", comentaba Alarcón que se mantenía cauto sobre la posibilidad de hacerse con la victoria final ya que hay algunos ciclistas muy cerca y sobre todo Sevilla que está en el mismo tiempo. Y es que una caída en los últimos kilómetros desarbolaba el pelotón, dejaba sin opciones a Juanjo Lobato, y propiciaba pequeñas diferencias en el grupo, con únicamente Alarcón y Sevilla, de los corredores que ayer llegaron delante, en el mismo tiempo, por lo que entre ellos debe estar, en principio, el triunfo final. En lo que se refiere a la selección, notable trabajo del combinado nacional que fue el equipo más activo por neutralizar las distintas fugas y defender las opciones de Lobato en ese sprint, aunque no pudiera materializarse. “La caída en el último kilómetro ha sido justo delante de Lobato, y se ha salido para evitarlo. No ha llegado a caer, pero ya ha perdido todas sus opciones. Una pena, pero espero que mañana podamos desquitarnos”, explicaba el seleccionador, Pascual Momparler, quien se felicitaba por el trabajo realizado por la selección. “Tener a un corredor como Lobato aquí es una suerte. Primero porque les enseña muchas cosas a los chavales, pequeños detalles a los que no están acostumbrados, pero que son fundamentales en un ciclista. Y después, porque trabajar de esta forma en carrera es algo a lo que no están acostumbrados y que les sirve para otras situaciones que tendrán en el futuro”. Por su parte Barbero comentaba que "ha sido una carrera muy rápida, siempre con grupos bastante numerosos marchándose hacia adelante. Hemos tratado de filtrar gente siempre para evitarnos trabajar atrás. Han sido en general dos peleas en el día de hoy: la de la etapa y la del 'puestómetro' para la general. Teníamos que hacer una buena labor en la escapada pero también necesitábamos llevar a Richard en buenas posiciones y controlar la fuga final de cara al sprint. Los compañeros han estado perfectos”. El burgalés lógicamente se mostraba satisfecho porque “después de Amorebieta paré tres semanas en cuanto a carreras; en Asturias ya vi que podía estar delante y aquí ha vuelto a llegar el triunfo. Espero poder seguir manteniendo este nivel hasta Campeonatos de España”.  Mañana finaliza la Vuelta a Madrid, con esa etapa en el emblemático paseo de la Castellana madrileño. Barbero apostaba que “será otro día difícil. Habrá muchos intereses con la lucha por la general y toda la gente que aún no ha logrado un triunfo tendrá que trabajar para ello". 
Fecha: 05/05/2017
A pesar de ser el más rápido del pelotón, Juanjo Lobato, con los colores de la selección española, sólo pudo ser décimo en la primera etapa de la Vuelta a Madrid, con salida y llegada en Las Rozas y un recorrido de 145 kilómetros por la Sierra madrileña, ya que por delante llegaba un grupo de nueve corredores, con una diferencia de 2:33 que supone que el vencedor final de la ronda estará entre ellos. Raúl Alarcón (W52) era el más rápido del grupo cabecero, prolongando el buen momento que le llevó a ganar Vuelta a Asturias, superando a Dimitri Strakhov (Lokosphinx), Richard Carapaz (Movistar) y Oscar Sevilla (Medellín-Inter), en una fuga que se gestó en tres momentos de la prueba. Primero, en el ascenso al Puerto de El León, cuando se iban por delante Carapaz, Aldemar Reyes y Hernán Aguirre (ambos de Postobón) y Walter Vargas (Medellín). Posteriormente enlazaban Gary Bravo (Euskadi-Murias), Fabricio Ferrari (Caja Rural-Seguros RGA), Gilver Zurita (Bolivia), César Paredes (Medellín-Inter) y Strakhov. Y sobre todo, en la subida a Navacerrada, cuando el grupo delantero se quedaba en seis unidades -Carapaz, Ferrari, Sierra, Aguirre, Strakhov y Bravo, algo descolgado-, a los que se le unían los ‘gallos’ que habían atacado desde atrás: Alarcón, Sevilla y Sergio Pardilla (Caja Rural-Seguros RGA). En esos momentos el pelotón principal estaba compuesto por 25 unidades, con Lobato como único hombre de la selección y sin que Movistar tuviera a su esprinter, Carlos Barbero. La renta era de 1:35 terminado el descenso. Estaba por ver como sería la parte final ya que aún quedaban 50 kilómetros para meta. El grupo principal fue creciendo, entrando Barbero, así como dos hombres de la selección, Biel Pons y Alejandro Regueiro, pero la renta de los fugados se iba ya a los tres minutos, cuando Movistar comenzó a tirar, apoyado posteriormente por los ciclistas de la selección. Rápidamente la diferencia bajó a 2:20… pero ahí se quedaría, propiciando que la victoria se jugase entre los de delante. Lobato comentaba que “he estado donde tenía que estar y los compañeros también, teniendo en cuenta cómo era el perfil de la etapa. En la parte final hemos intentado anular la escapada, pero Movistar ha tardado demasiado en ponerse a tirar y ha sido imposible. Las sensaciones han sido buenas, sobre todo teniendo en cuenta que el primer día de las carreras no es el mejor para mí. Por ello soy optimista de cara a las dos etapas que quedan”. Mañana, segunda etapa en Valdemoro, de 148,5 kms, con un perfil menos complicado, a pesar de la presencia de los altos de Los Molinos (3ª) y Pinar de Villamanrique (3ª). Más información, en la web oficial

Páginas

#RespetoalCiclista
#MovimientoCiclista
Patrocinadores

 

Colaboradores / Proveedores

 

SORTEOS | PROMOCIONES
 

 

  • FEDERACIONES AUTONÓMICAS
  • <
  • >
AndalucíaAragónAsturiasBalearesCanariasCantabriaCastilla La ManchaCastilla LeónCataluña
ExtremaduraGaliciaMadridMelillaMurciaNavarraPaís VascoRiojaValencia